El fantasma de la ópera { L I B R E.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El fantasma de la ópera { L I B R E.

Mensaje por Leon Köhler el Sáb Jul 19, 2014 4:34 pm

el fantasma de la ópera
"Aquel que no haya aprendido a ocultar su tristeza bajo una máscara de alegría y a simular algo de tristeza, aburrimiento o indiferencia ente su íntima alegrías, no será nunca un parisino".

“Hemos terminado las clases de hoy. Que tengan buenas noches”, la claridad de las palabras del maestro, hicieron que el estudiante universitario de 19 años de edad levantara su rostro con una inexpresiva expresión natural que se reflejaba a simple vista. Miro la hora, no estaba muy lejos de su apartamento, pero incluso así; tampoco estaba lejos de la empresa. Reviso su libreta de nuevo, pasando las hojas para verificar así la hora de salida y entrada ese día para todos los trabajadores y estudiantes que dedicaban su día a día convivir entre muchas personas para triunfar en la sociedad. Vivian juntos e incluso luchaban entre ellos para lograr debutar antes que los demás. Leon cerró su libreta, inhalo aire, el suficiente para almacenarlo en sus pulmones que se fueron escapando en un ligero suspiro de libertad. Sacudió su ropa, vestía una pantaloneta de color caqui que llegaba un poco más arriba de sus rodillas, un suéter de franjas blancas, con azul y rojo, con las mangas azul claro y franjas en las puntas azul oscuro. Portaba dos muñequeras de color azul oscuro, y unos zapatos negros con azul, tenis, grandes. Se coloco sus cascos, conectando su MP4 para comenzar a escuchar música, guindo su bolso a un costado de su brazo izquierdo, y golpeo el suelo un par de veces.

"No había nada más frio, nada más muerto que su corazón". Aquella frase golpeo su cabeza un par de veces, escucho la confesión de un chico hacia la chica que le gustaba; ella le rechazo porque ya había alguien de quien estaba enamorada, tan fría e incluso directa. La expresión de lastima, tristeza comenzó a golpear el rostro del chico; quería experimentar esa sensación, necesitaba observar más; pero un grupo de deportistas le empujaron haciéndose a un lado. Lo mejor era no quedarse lo suficiente, ya que después de todo, la nocturna era muy revolucionaria. Camino hasta la salida de la escuela; deteniendo sus pasos —. Me ha provocado leer: El fantasma de la ópera —susurro, más para sí mismo que para los estudiantes que estaban a su alrededor, conversando animadamente sobre sus propios asuntos, el también se animo, leer un libro que le gustará, porque las frases golpearan en su cabeza constantemente le hacía sentir innovador.

No tardo en llegar hasta la empresa, la universidad no quedaba muy lejos, y camino bastante rápido para tocar con sus delgadas manos las finas fibras de aquella hoja blanca. Saludo amablemente al guardia de seguridad, mostrando su tarjeta; haciéndose a un lado, con el paso  del tiempo, moviendo sus piernas a través de los oscuros pasillos. No era bastante antiguo en la empresa, pero lo suficientemente viejo para identificar los pasillos y no perderse en estos, no tenía mala orientación después de todo, solo un poco de mala suerte. La biblioteca se enfocaba delante de sus ojos, sus ojos brillaban, cuando tomo el pómulo de la puerta girándolo un poco, tan solo lo suficiente para adentrarse de improvisto a ese lugar, no había nadie, los bibliotecarios usualmente descansaban alrededor de esa hora; se adentro con suaves pasos, no iba a molestar a nadie a los alrededores, por lo cual podría ser capaz de leer con tranquilidad.

O eso pensaba. Incluso él, con sus diecinueve años de edad, podría estar enfocado a unas situaciones en especial, sobre todo si se trataban de cosas sobrenaturales, al menos, el libro que sintió en el rostro fue real, el sonido de los objetos cayéndose también, y aquel gemido de dolor, que produjo el cuerpo contrario, le erizo la piel.

“Soy un fantasma que desea lo que todos los fantasmas -un cuerpo- después del largo tiempo que estuve cruzando avenidas inodoras del espacio sin vida al no olor incoloro de la muerte...”
LIBRE
BIBLIOTECA
10:30 PM


avatar
Leon Köhler
Estudiante
Estudiante

Mensajes : 12
Fecha de nacimiento : 20/06/1995
Fecha de inscripción : 18/07/2014
Edad : 22
Localización : Dentro de los estándares regulados de la empresa.
Empleo /Ocio : Me gustaría ejercer otro empleo, a parte del que tengo en estos momentos.
Humor : Por favor, me encuentro de buen humor. Gracias por preguntar.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El fantasma de la ópera { L I B R E.

Mensaje por Lee SeungHyun el Mar Jul 22, 2014 10:02 pm

Era tarde, lo sabía, debía estar en casa con Dae-Ho, vaya que lo tenía claro, pero no lo había podido evitar, se había dormido dentro de la biblioteca y nadie había ido a despertarlo, bien estaba en un rincón pero no creía ser invisible como para no ser visto, debía apurarse, su pequeño hermano no podía estar solo demasiado tiempo en casa.

Ese día había comenzado bien, había dejado a Dae-Ho en clases para él ir a las suyas propias, todo iba bien, era poco lo que llevaba ahí, así que recién comenzaba a acostumbrarse a todo, y ciertamente, la clase de idiomas había ido fatal para él, no era nada comparado con lo que había estudiado antes y se sentía bastante patético, por lo que con la intención de no quedarse atrás con las materias decidió quedarse algo de tiempo después de clases en la biblioteca, y la verdad se había dedicado a juntar todos los libros que pudieran servirle, tomó cuatro y cada uno parecía más grueso que el anterior.

Con lo que claramente no contaba era con quedarse dormido al cabo de una hora luego de estar estudiando y leyendo cosas de las cuales muchas no entendía, otra cosa que no entendía era cómo se había dormido durante tanto tiempo habían sido más de dos horas por Dios ¿Tan cansado estaba y no se había dado cuenta? Si no era porque hubiese sonado su celular por una llamada de Dae-Ho no hubiese ni despertado ni visto la hora, pero cuando así fue, el sueño se le fue como quien fuera perseguido por el diablo, pues una vez hubo finalizado la llamada comenzó a guardar sus lápices y cuaderno lo mejor que pudo por lo apurado que estaba, luego de maldecir internamente porque uno u otro lápiz se le escapara, guardó todo en su mochila y se la puso en la espalda para tener ambas manos libres, aún debía guardar los libros y los había encontrado en el mismo pasillo todos pero no en el mismo estante, y lo peor hubo uno que encontró en lo alto, por lo que debió usar la escalera para tomarlo.

Se apresuró lo mejor que pudo con los gruesos libros en las manos, aunque el correr no se le dificultó mucho por lo desesperado por volver que estaba en ese momento, llegó al estante que necesitaba, dos estaban a una altura decente o una altura que a él le permitiera guardarlo sin mayor esfuerzo, el tercero estaba algo más arriba por lo que para guardarlo debía pararse en las puntas de sus pies, mientras mantenía el último libro que le quedaba sujeto con su mano libre a un costado de su cuerpo. Y ahí fue cuando sintió que algo le provocó perder el equilibrio y le hacía caer estrepitosamente, pues en su intento por mantenerse de pie, se había intentado agarrar por reflejo del mueble frente a él con la mano que mantenía más arriba sin mucho éxito, porque sin fijarse se agarró de un par de libros que aunque no muy gruesos al caerle encima dolieron demasiado, sobretodo porque sintió al menos uno caer sobre su cabeza.

-Aich, que dolor-

Fue lo único que atinó a decir en el momento sobándose la cabeza, y es que vaya, sentía como si ese libro le hubiese sacudido todo dentro, desde el cerebro a el montón de cosas más que quién sabía que tenía dentro. Y solo hasta que al cabo de unos segundos dejó de lamentarse el dolor del golpe contra el suelo y el golpe del libro en su cabeza fue que reaccionó y un pensamiento se instauró en su cabeza, él no había visto a nadie en la biblioteca cuando despertó, y después tampoco había visto a nadie entrar luego ¿Qué diablos había sido eso entonces? Ya comenzaba a espantarse cuando levantó la mirada y se encontró con la figura de un chico desconocido para él, sin embargo no pudo evitar dar un respingo cuando lo vio.

Suspiró luego del pequeño susto, no era más que otra persona que había ido a la biblioteca al igual que él, así que no había nada que temer ¿no?

-Uh...Vaya, que susto-

Llevó su mano a su pecho y lo puso sobre su corazón comenzando a darse pequeños golpecitos sobre el pecho para calmarse un poco repitiéndose mentalmente "calma, calma" para luego comenzar a recoger lo que él mismo hubo tirado y ponerse de pie.

-El golpe contra este grueso amigo debió doler, supongo-

Le comentó enseñándole el libro con una sutil risita.
avatar
Lee SeungHyun
Estudiante
Estudiante

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 13/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El fantasma de la ópera { L I B R E.

Mensaje por Leon Köhler el Miér Jul 23, 2014 12:18 am

el fantasma de la ópera
"Aquel que no haya aprendido a ocultar su tristeza bajo una máscara de alegría y a simular algo de tristeza, aburrimiento o indiferencia ente su íntima alegrías, no será nunca un parisino".

Subió su mano hasta su rostro, al menos, el libro había caído entre sus manos, a salvo en su pequeña palma blanquecina que lo sostuvo con fuerza. Parpadeo un par de veces, intentando visualizar el lugar donde se encontraba, no estaba mareado por el golpe, pero pudo jurar que al menos le dejo un poco perdido a la realidad. Se ubico, luego de haber limpiado un poco su rostro e incluso de arreglar el libro entre sus manos, verificar si no habían hojas dobladas o incluso si tenía alguna herida física que pudiera perjudicar su vida dentro de la biblioteca, todos los libros para él eran sagrados, lo suficiente para considerarlos importantes dentro de ese lugar. Subió su mano, para pasarla entre aquellos vellos erizados que tenía en su piel, aquella que le causo la piel de gallina; la voz masculina le saco de sus pensamientos, al menos no era un fantasma.

Los fantasmas definitivamente no hablan, tampoco tenían la capacidad de lanzar libros a los rostros de los demás, o sufrir dolor físico. Abrió sus ocelos, grandes, celestes, observando el cuerpo contrario en la oscuridad. La luz de la luna entraba colándose entre los espacios de los grandes ventanales, y él era capaz de separar con su vista los carmín brillantes contrarios, le gustaron cuando los vio, no muchas personas portaban ese color en sus ojos, no muchos podrían tener un gran significado detrás de sus miradas. Leon salió de la sorpresa, aquello que le había tomado en un momento de debilidad, y era la biblioteca, aquella que le hacía brillar aquella mirada casi inexistente. Sacudió su rostro de un lado a otro, negando lo dicho por el contrario, no fue tan doloroso, había sentido golpes más fuertes de algunos niños en la parte baja de la sociedad cuando vivía en Alemania, usualmente ese tipo de golpes no significaban mucho para él, tomo otros libros entre sus manos, apretándolos contra su pecho.

Eran algo muy sagrados después de todo.

. El dolor es imperativo, ya que está conectado a los sentidos que dicta tu cerebro —no mostro expresión alguna, tampoco una muestra de molestia —, pero puedo considerar esto… como un golpe de conocimiento. Ya que me has golpeado con un libro —no intento ser gracioso, tampoco sarcástico, solamente dijo aquellas palabras que eran las que estaban agrupándose en su interior. Camino, pasando a su lado, yendo hasta los estantes que se agrupaban de libros —. ¿Dónde van estos? —pregunto bajito, incapaz de levantar la voz en un lugar que exige un silencio para que todos pudiesen concentrarse en sus trabajos.

Leon que estaba haciendo a altas horas en la biblioteca, ¿Por qué no en otro lugar? Ese era gratis, y podría sacar el libro y regresarlo al día siguiente sin ningún problema, la bibliotecaria lo sabía, y habían ocasiones en la cual le dejaba las llaves para que cerrara, siempre estaba dentro de aquel lugar, sin socializar con nadie, intentando enfocar sus dos carreras a la vez, su trabajo como actor, y su amor hacia la filosofía. Los dedos de Leon se cerraron en los libros, agrupándolos como mejor le parecían, por nombres alfabéticos, e incluso no sabía si el contrario se los iba a llevar hacia su casa, o los estaba acomodando, carecía de aquella información, pero el se movió a su placer, a lo que pensaba que estaba sucediendo.

Trago seco, su habilidad para la socialización era tan nula, que no encontraba la forma como preguntarlo —. Disculpa por asustarte, no pensé que todavía hubiese gente dentro de la biblioteca, por la hora —giro su cuerpo, haciendo una corta reverencia, ofreciendo aquella disculpa desde lo profundo de su corazón, aunque su rostro no mostrara diferencia —. ¿Se encuentra bien? ¿Ha recibido algún dolor? —trago seco, todavía sentía el sabor de la clase en su garganta —. ¿Le puedo ayudar con algo?

Ahí fue donde entendió, no se había presentado.
Qué mal educado había sido él, delante de aquella persona que recién comenzaba a conocer.

. Mi nombre es Leon Kölher, un placer conocerlo —hizo una reverencia, mostrando una diminuta sonrisa en sus labios —, lo ocurrido recién, realmente lo lamento. Disculpa mi interrupción, y mi impertinencia, ¿Cuál es vuestro nombre? —un coreano tan antiguo, como el de los guerreros, se podría notar en la forma de hablar de él, no evito apretar más el libro que sostenía, no lo había soltado, no sabía de que era, pero aquel libro que le golpe, le hizo conocer a alguien nuevo.

Era importante.
LIBRE
BIBLIOTECA
10:30 PM


avatar
Leon Köhler
Estudiante
Estudiante

Mensajes : 12
Fecha de nacimiento : 20/06/1995
Fecha de inscripción : 18/07/2014
Edad : 22
Localización : Dentro de los estándares regulados de la empresa.
Empleo /Ocio : Me gustaría ejercer otro empleo, a parte del que tengo en estos momentos.
Humor : Por favor, me encuentro de buen humor. Gracias por preguntar.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El fantasma de la ópera { L I B R E.

Mensaje por Lee SeungHyun el Dom Jul 27, 2014 2:39 am

Por un momento verdaderamente se asustó mucho, él había creído que realmente no había nadie más y si algo se le vino a la mente en ese momento fueron los muchos vídeos paranormales que había visto a lo largo de su vida referente a los fantasmas, incluso recordó las películas como actividad paranormal, y eso no ayudaba mucho a su relajo, al contrario que lo hizo ver la silueta del otro chico, porque definitivamente él no podía ver fantasmas, nunca los había visto después de todo y dudaba comenzar a verlos ahora.

Tras su comentario referente al golpe que le hubo dado sin intención alguna al otro en la cara se sorprendió un poco por la respuesta que le soltó en un principio mientras él, por su parte se ponía de pie y tomaba de la mejor manera posible lo que hubiera tirado, sin embargo, lo serio que sentía que se había puesto el ambiente se relajó -por lo menos desde su percepción- al oír al otro aquello sobre el golpe de conocimiento, SeungHyun no pudo evitar dejar escapar una pequeña risa, aquello le había hecho gracia, ciertamente, al parecer por más serio que pareciera aquél de grandes -comparado con los suyos- ojos aguamarina parecía tener sentido del humor, aunque él le encontraba gracia a la mitad de las cosas que probablemente a mucho no le harían ni alzar la comisura de los labios para formar una sonrisa.

Volvió a concentrarse en lo que estaban cuando escuchó al otro preguntar dónde iban los libros que habían acabado en el suelo por obra y gracia de SeungHyun.

-¡Oh! van por aquí arriba, los tiré en un intento por sostenerme de algo-

El coreano señaló con su mano extendida el lugar que con su metro setenta y seis le había costado algo de trabajo alcanzar. No hablaba en un especial tono de voz bajo como el otro, después de todo no parecía haber otra persona más que ellos dos ahí, sólo esperaba no tener otro susto porque a otra persona se le ocurriera aparecer.

El silencio se hizo presente nuevamente dentro del lugar y el asiático se quedó viendo qué es lo que hacía el más bajo con curiosidad en su mirada, quizás si no hubiera sido por eso habría seguido hablando, pero el silencio realmente no duró mucho porque ahora el más bajo se disculpaba por haberle asustado, SeungHyun alzó una ceja escuchando las palabras del otro.

-Ah, tranquilo no tenías cómo saberlo después de todo-

La mano derecha del asiático viajó a su nuca despeinando un poco su cabello en la zona mientras decía esas palabras para luego volver a su posición inicial, y es que realmente no lo culpaba de nada, simplemente el problema tal vez sería que estaba todo muy oscuro.

-Puedes estar tranquilo, ha sido sólo el golpe y aunque aún duela un poco no es nada de qué preocuparse ¿Te he hecho daño yo?-

Si bien había dicho antes que el golpe no le había dolido tanto no estaba de más preguntarle otra vez por simple cortesía más que nada, y bueno como se viese se podría entender como si él lo hubiera golpeado de alguna forma y el peso recaería sobre sus hombros.

Una vez obtuvo su respuesta lo que le siguió fue la presentación del otro, Leon Köler, bueno probablemente le costaría recordar su apellido, pero debía esforzarse en hacerlo, sin embargo, no olvidaría su particular coreano, le sonaba claramente al coreano antiguo particularidades como esas eran difíciles del olvidar, por lo menos para él.

-Soy Lee SeungHyun, un gusto-

Le respondió con cortesía haciendo una reverencia al igual que el otro, que agradable chico, a pesar de la nulidad de la mayoría de sus expresiones en el corto rato que habían estado "conversando" en ese lugar, era fácil darse cuenta de que era una buena persona.

-Oh ¿Qué te parece si dejamos los libros como estaban? Estoy algo retrasado, me esperan en casa-

Le comentó con toda la tranquilidad del mundo mientras reía tontamente al recordar la hora que era ya, probablemente Dae-Ho no tardaría en llamarlo otra vez a su celular, sólo esperaba que al salir pudiese llegar lo más rápido posible, pero con su suerte quizás con qué le saldrían ahora
.
avatar
Lee SeungHyun
Estudiante
Estudiante

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 13/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El fantasma de la ópera { L I B R E.

Mensaje por Leon Köhler el Mar Jul 29, 2014 8:12 pm

el fantasma de la ópera
"Aquel que no haya aprendido a ocultar su tristeza bajo una máscara de alegría y a simular algo de tristeza, aburrimiento o indiferencia ente su íntima alegrías, no será nunca un parisino".

Leon era inexpresivo, su sensibilidad no es que fuese nula, al contrario, ha crecido con aquel rostro serio, que no cambiaba constantemente con absolutamente nada, y que podría cambiar en momentos realmente severos. Cómo cuando se enojaba, o le agradaba algo hasta el punto de sonreír por ello, mostrar sus dientes (u dado el caso cuando estuviese actuando). Sin embargo, él no odiaba a las personas por su forma de ser o comportarse con los demás, decía que cada uno tenía su forma de actuar, ya sea buena, ya sea mala o simplemente porque no supieran comportarse a lo largo de toda su existencia. Leon era educado, hasta para beber agua, colocaba sus dedos alrededor del vaso y bebía despacio, poco a poco, tomar una malteada, ofrecer su asiento en el autobús a los ancianos (aunque no le guste tomar el autobús) en ocasiones, cuando le toca. Pero también, su formalidad se multiplicaba dependiendo del lugar donde estaba, en un restaurante, un centro comercial, en la empresa y sobre todo la formalidad crecía en la biblioteca, seguía las reglas a pie de la letra, que muchos podrían considerar como absurdo:
1. No hablar fuerte.
2. No beber ni comer en la biblioteca.
El seguía esos dos importantes puntos a pie de la letra, sobre todo, el hecho de cuidar los libros como si se trataran de objetos de suma importancia, porque lo eran. Por lo cual, el no podría simplemente dejar los libros en cualquier lugar e irse, porque así no era él, el no podría simplemente dejar las cosas tiradas cuando usualmente ayudaba al bibliotecario (bibliotecaria) dependiendo de quién estuviese de turno en esos momentos. Así que sacudió su rostro de un lado a otro, su rostro era inexpresivo, pero sus palabras expresaban un montón de emociones narradas de una forma congruente, ambigua, que no muchos le llegaban a entender totalmente.

. Usted se puede retirar antes. Yo lo ordenaré todo —susurro, tomando los libros entre sus manos, leyéndolos desde el principio del titulo, hasta el final, observando si estaban divididos en volúmenes, organizándolos por orden alfabético, utilizando todos los recuerdos de la inteligencia para regresar a su hogar aquellos libros —. He venido por El Fantasma de la Ópera, me marcharé en cuanto lo encuentre. Si tienes algo importante que hacer, Lee SeungHyun puedes ir retirándote, no me molesta —en nada, tener que organizar los libros en su lugar, porque era algo que admiraba, algo que agradecía y le gustaba.

Sus manos organizaron en volúmenes los libros desde el último hasta el principio, tenía que tomar uno y subir a la pequeña escalera para poder organizarlos, no se daba para cargar dos o más libros, porque estaba seguro, entendía totalmente que podría caerse por hacerlo, por lo cual prefería mil veces a tener que organizar la situación a su placer, uno por uno. Leon no se fijaba mucho en algunas circunstancias de la vida que le colocaban en esos problemas, y su socialización a ser nula, solía ocultar todo lo que estaba sintiendo, la biblioteca de la empresa era tan importante para él, como lo eran todos los libros de filosofía que portaba para estudiar su carrera, inhalo un poco de aire, apretando los libros contra su pecho, para luego organizarlos, se estaba haciendo un poco más tarde, pero a él…

Nadie le esperaba. Después de todo su compañero de cuarto, y él poco se veían, y tampoco concentraban los conocimientos juntos, a lo mejor, aquel, quien estaría más contento de recibirlo sería Tetsu#2, pero estaría seguro de que por la hora ya estuviera durmiendo. Volvió a colocar otro libro en su puesto, y sacudió su rostro de un lado a otro, después de todo los espectros no existían, y lo único que tenía en mente en esos momentos, era la soledad de su persona, guiada a un encuentro inoportuno.
LIBRE
BIBLIOTECA
10:30 PM



avatar
Leon Köhler
Estudiante
Estudiante

Mensajes : 12
Fecha de nacimiento : 20/06/1995
Fecha de inscripción : 18/07/2014
Edad : 22
Localización : Dentro de los estándares regulados de la empresa.
Empleo /Ocio : Me gustaría ejercer otro empleo, a parte del que tengo en estos momentos.
Humor : Por favor, me encuentro de buen humor. Gracias por preguntar.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El fantasma de la ópera { L I B R E.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.